Proposito de la creacion

La mayor parte de las almas viven felices con Krishna en el mundo espiritual. Pero algunas se revelan contra Su autoridad y quieren tratar de disfrutar sin relacionarse con El. Para conceder y reformar este innatural deseo, Krishna crea el mundo material.

Por constitución las almas espirituales eternas pertenecen al mundo espiritual. En el mundo material, como pez fuera del agua, el alma nunca alcanza paz duradera. Aquí el alma debe aceptar cuerpos sujetos a aceptar enfermedad, vejez y otras miserias. Por haber escogido esta condición no podemos responsabilizar a Krishna por el sufrimiento que debemos aceptar. Además, en la forma de vida humana tenemos la oportunidad de abandonar nuestra naturaleza rebelde y cultivar nuestro innato amor por Krishna y retornar a casa en el mundo espiritual.

Debido a Su intenso amor por cada uno de nosotros, Krishna no nos abandona aquí. Como la Superalma, El nos acompaña en cualquier cuerpo que aceptemos. El envía escrituras y maestros espiritualmente avanzados para revelar la verdad espiritual y guiarnos de vuelta a casa.